El Chisme…Una contribución a la obra del diablo


Hay quienes dicen que las palabras no matan. Pero no es cierto. Los chismes como una serpiente venenosa, ¡¡¡pueden ser mortales!!!
Por: Ivette Durán Calderón
La nuestra, es una sociedad de violencia flagrante. Los hombres bajo la influencia del chisme hieren, lastiman y matan a sus prójimos impunemente.
¿Y tú qué dices? ¿Hieres a tu prójimo? ¿Te gusta hablar de los demás?
¡Qué absurdo!, pensarán muchos. Yo jamás haría tal cosa. Pero sin embargo, millones de personas que aparentemente no matarían ni una mosca causan el mayor daño y aún la muerte a su prójimo todos los días. Su instrumento de violencia no es un afilado cuchillo, ni un revólver o ningún pote de veneno: no, ¡ES SU LENGUA!
¿Qué es el chisme?
El chisme es una acusación infundada, insubsistente, discrecional. Declara que alguien ha obrado mal. A la gente le gusta hablar de los males o de las acciones malas supues-tamente cometidas por los demás. Seguramente has escuchado un diálogo como el si-guiente: -¿supiste lo que hizo fulano? no; cuéntame.”Pues aquí entre los dos te digo que…” pero por favor no se lo digas a nadie”-
El chisme es, según la Real Academia de la Lengua Española: m. Noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna.
El chisme como tal, es sinónimo de cuento, patraña, hablilla, historia, fábula, embuste, mentira, invención, detracción, vilipendio, descrédito, calumnia, desprestigio, murmuración, infamia, ignominia, afrenta, deshonra, demérito, difamación, maledicencia, insidia, calumnia, denigración, vileza, descrédito, bajeza, indignidad, maldad, estigma, execración, imprecación, irreverencia, desvergüenza, ultraje y coloquialmente, chismoso es el “lengua larga”.
Y por supuesto, el chisme es producto de LA ENVIDIA.
Generalmente el chisme surge para calumniar al prójimo. Destruye el buen nombre o el carácter que tiene, lo denigra. Los chismes son palabras indiscretas, quienes dicen todo lo que les viene en mente propagan chismes, no reflexionan antes de hablar. No valoran el peso de las palabras que van a pronunciar, ni el efecto que puedan causar sobre los demás. “El chismoso o la chismosa, aparta a los mejores amigos”. En conclusión, el chisme es cualquier tipo de comunicación que hiere a otros.
¿Por qué hay adictos al chisme?
La gente propaga chismes por diversos motivos, todos éstos son virulentos, por ejemplo, los que son considerados poca cosa suelen chismear para rebajar a los demás a su propio nivel. Así satisfacen su petulancia o complejo a expensas del prójimo. Por lo general el chismoso tiene una sensación de ser más, de ser alguien, pero pronto vuelve a sentirse menos que antes, ansía volver a chismear para recobrar aquella agradable sensación, pero ese momento es pasajero y conduce nuevamente al sentimiento de inferioridad ¡y ahí surge un nuevo adicto al chisme!
Hay quienes se aficionan al chisme como otros se aficionan a los estupefacientes. La frustración produce otro manantial de chismosos. El ocio genera chismes, las personas que no mueven las manos suelen mover la lengua. El chismoso es conocido de forma inmediata, porque antes de hablar bien de los demás, les saca los defectos y siempre se ampara pidiendo el favor de que su información no sea comentada con nadie.
Y no olvidemos que una de las principales fuentes de conspiración basada en el chisme, sin duda alguna es la envidia. El envidioso no perdona el éxito ajeno, desea destruir lo que no ha construido y utiliza su mordaz lengua para lograr sus propósitos.
¿Cómo evitar los chismes?
Lo principal para evitar la propagación de un chisme es cortar de raíz la conversación, negándose a escuchar, diciéndole al chismoso con la mayor diplomacia posible que ese tema no le interesa y que prefiere no hablar de ello. Si uno se muestra firme, el chismoso entenderá y así se podrá detener la propagación de su chisme y el posible daño colateral.
Así como se necesitan dos personas para amar, también se necesitan dos personas para malquistar, uno que hable y otro que escuche. Los chismes cesarían de inmediato, si todo el mundo se negara a oírlos. Chismoso en soliloquio, desaparece.
En nuestro entorno, aunque traten de pasar desapercibidos, hay muchos maldicientes, gratuitos detractores, ¡¡Cuidado con ellos!!, porque el chisme es la serpiente que a todos envenena:
Derroca gobiernos; Destruye matrimonios; Socava relaciones; Disuelve agrupaciones; Mancilla el buen nombre; causa dolor, mareos, pesadilla, indigestión, estrés, ansiedad, insomnio, genera suspicacia, ansiedad, desconfianza y llanto entre personas inocentes.
Chismes en el trabajo, chismes en las fiestas, chismes en la casa, chismes en la calle, chismes en los grupos de amigos, chismes en los clubes, chismes en las asociaciones, chismes en las fiestas, chismes, chismes, siempre dan origen a dolores de cabeza y a titulares amarillistas en la prensa.
Antes de repetir un chisme preguntemos: ¿Será verdad? ¿Es justo? ¿Es necesario? ¿Será posible? Si no lo es y no tenemos certeza de lo que hemos escuchado, callemos, guardemos silencio, sepultemos esa malintencionada acción.
Arrepentirse de divulgar chismes no basta; ¡tenemos que dejar de escuchar!
“Antes de poner tu lengua en movimiento, pon tu mente en funcionamiento”

 

Submited by

Sábado, Febrero 5, 2011 - 23:33

Prosas :

Promedio: 5 (3 votos)

Ivette Durán Calderón

Imagen de Ivette Durán Calderón
Desconectado
Título: Membro
Last seen: Hace 3 años 9 semanas
Integró: 02/05/2011
Posts:
Points: 9

Add comment

Inicie sesión para enviar comentarios

other contents of Ivette Durán Calderón

Tema Título Respuestas Lecturas Último envíoordenar por icono Idioma
Prosas/Otros El Chisme…Una contribución a la obra del diablo 0 405 02/05/2011 - 23:33 Español
Poesia/General Envidia por Ivette Durán Calderón 0 597 02/05/2011 - 23:29 Español